La arcilla. Propiedades y usos

La arcilla es un producto de la tierra que posee diversas propiedades curativas, es rica en sales minerales y oligoelementos, variando su composición según el lugar y las condiciones del terreno donde se forme. Es un remedio que se lleva utilizando desde los albores de la humanidad para curar heridas, picaduras de insectos, bajar inflamaciones y tratar infecciones. Es un remedio muy bueno, barato y fácil de encontrar. Además contiene todos los elementos: tierra, agua, fuego (la energía del sol) y aire, a nivel energético es muy completa y equilibra.

Algunas propiedades:

 -Antiinflamatoria

-Potente desintoxicante

-Antiséptica

-Antibacteriana

-Cicatrizante

-Antiestrías

-Circulatoria

-Estimula el sistema linfático

-Anticelulítica

-Regenera los tejidos

-Estimula el sistema inmune

-Trata la piel grasa y el acné

-Para el tratamiento de psoriasis, dermatitis y problemas de piel

-Se utiliza en dolores musculares y articulares

 

Existen distintos tipos de arcilla, las más comunes son:

-Arcilla roja: que contiene óxido de hierro, de ahí su color. Se suele utilizar en problemas articulares y musculares, también para tratar la fiebre y problemas circulatorios. Útil para el tratamiento de esguinces combinada con alguna planta antiinflamatoria.

-La arcilla verde: la más conocida, rica en magnesio, potasio y sílice. Es antiinflamatoria, analgésica, desintoxicante, remineralizante y absorbente. Suele usarse para tratar edemas en las piernas, celulitis, inflamación, dolores articulares y musculares, golpes, hematomas, picaduras de insectos.

-La arcilla blanca: se considera la más pura. Compuesta principalmente por silicio y aluminio. Es la que se utiliza en estética. También es la que menos reseca la piel.

Es antibacteriana, antiinflamatoria y cicatrizante. Se suele utilizar en tratamientos estéticos, para problemas de piel e incluso en enjuagues bucales y gargarismos, también se utilizar para fabricación pastas dentales. En uso interno absorbe las toxinas y ayuda a combatir el estreñimiento.

 

-La arcilla rosa: una combinación entre arcilla roja y blanca. Se utiliza en cosmética como mascarilla, suaviza la piel, las rojeces, limpia las impurezas, desinflama.

 

Usos:

-Uso externo: templar agua no clorada y añadirla a la arcilla en un bol de cristal o cerámica con una cuchara de madera, remover hasta obtener una masa uniforme y aplicar.

 Si es para aplicar en alguna articulación podemos realizar la cataplasma y cubrirla con una hoja de col para que mantenga la humedad y luego vendar. Se deja hasta que se seque o también se puede dejar toda la noche.  También se puede acompañar de alguna infusión de plantas, tintura o aceites esenciales con propiedades antiiinflamatorias.

Podemos utilizarla para tratar órganos, en cuyo caso no se debe de tratar más de un órgano al mismo tiempo, ayuda a desintoxicar y bajar la inflamación.

Por ejemplo es buena para los riñones en forma de cataplasma, ayudará a liberar los cálculos del riñón. También para ayudar a desintoxicar el hígado o el intestino.

-Para uso interno: puede tomarse para tratar úlceras de estómago, estreñimiento, infecciones intestinales, diarrea, vómitos, como cura de desintoxicación durante tres semanas. Se tomaría una cucharadita al día diluida en medio vaso de agua mineral, en niños menos de 10 años media cucharadita.  Es remineralizante, arrastra toxinas o impurezas del organismo. Puede comprarse en herbolario y tienes que pedir que sea para uso interno.

Espero que te haya interesado este post, si es así compártelo a través de tus redes sociales.

*Encontré en un artículo de la revista Discovery Salud unas cuantas propiedades recogidas en “La arcilla tierra milagrosa”  los cuadernos de Naturismo del doctor Romulo Mantovani:

-Abscesos

-Acidez de estómago

-Acné

-Afecciones intestinales

-Aftas

-Amigdalitis

-Anemia

-Arrugas

-Artritis

-Arteritis

-Artrosis

-Asma

-Astenia

-Bronquitis

-Calambres

-Cálculos renales

-Cansancio

-Cáncer

-Cistitis

-Colitis

-Contusiones

-Descalcificacion

-Dermatosis

-Diarrea

-Dismenorrea

-Dolores musculares

-Eczemas

-Estados depresivos

-Estreñimiento crónico

-Fibromas

-Fístulas

-Flemones

-Forúnculos

-Gastroenteritis

-Gingvitis

-Gota

-Hemorroides

-Hepatopatías

-Heridas

-Herpes

-Hiper o hipotiroidismo

-Hiperuricemia

-Hipotensión

-Inflamaciones locales

-Intoxicación alimentaria

-Llagas

-Lumbago

-Meteorismo

-Micosis vaginal

-Migraña

-Nefritis

-Osteoporosis

-Otitis

-Parásitos intestinales

-Piel grasa

-Piorrea

-Problemas de vesícula biliar

-Prostatitis

-Psoriasis

-Quemaduras

-Quistes ováricos

-Sinusitis

-Sudor excesivo

-Supuraciones

-Trastornos digestivos

-Úlceras estomacales

-Varices

 

Artículo escrito por: Elisa Álvarez Naturopatía.

 

No Comments

Post A Comment