La honestidad. Una puerta al autoconocimiento

Definición según la wikipedia: Honestidad (del latín honestĭtas-ātis) u honradez ​es la virtud consistente de decir la verdad, ser decente, recatado, razonable y justo Desde un punto de vista filosófico es una cualidad humana que consiste en actuar de acuerdo como se piensa y se siente (coherencia).

Te voy a plantear algunas preguntas:

¿Qué es para ti ser honesto?

¿Si no dices siempre la verdad no eres honesto?

¿La honestidad lleva implícita coherencia?

¿Eres honesto con los demás? ¿Y contigo mismo?

Ser honesto con uno mismo es tener la capacidad de mirarse sin trampas, sin engañarse a uno mismo, de reconocer nuestros fallos, nuestras imperfecciones, ya que somos humanos y por lo tanto imperfectos. Ser capaces de reconocer nuestros deseos ocultos, aquello que nos gustaría, aunque no pueda ser; poder mirarse y verse a uno mismo con transparencia, con los juicios propios y los ajenos y sin ellos. Es un acto de valentía de mirarse para reconocerse, que te permite ver más allá de lo aparente, de derribar los muros tras lo que nos escondemos para protegernos, de ser genuinos con todo lo que somos, de permitirnos ser.  Sólo de este modo podemos analizarnos para crecer, ser conscientes y evolucionar en nuestra vida.

Ser honestos con nosotros es un paso, ser honestos con los demás es otro que requiere exponernos a las diversas opiniones y juicios, respetando que existan y no dejando influenciarnos negativamente. Tener seguridad en nosotros mismos y flexibilidad al mismo tiempo, pues si nos abrimos a otras opiniones podemos encontrar personas que nos enriquezcan, pensamientos que no se nos habían ocurrido, y hasta quién sabe, quizá hasta nuevos valores, tolerancia, apertura.

Ser honestos con el otro supone actuar de acuerdo a nuestros valores, a lo que nos parece justo o injusto. Ser honesto con los demás es actuar en coherencia con lo que pienso, siento y hago, y esto me genera paz.

Si quieres educar a tus hijos en el valor de la honestidad, sé honesto contigo y con ellos, recuerda que hacemos lo que vemos, más que lo que escuchamos.

Espero que este artículo te haya gustado, que te ayude a mirarte y ver que los otros son un espejo, y que no podemos pedir honestidad a los otros si nosotros no somos honestos. Presta atención a este valor en tu vida y considera si tienes que hacer algún cambio, te puedes sorprender cómo haciendo cambios en ti, también cambian los otros, o sacan a la luz partes que desconocías.

Un placer escribir para ti lector.

Si siendo honesto necesitas ayuda en alguna área de salud de tu vida, y no puedes sólo, aquí estoy para ayudarte.

Escrito por Elisa Álvarez Naturopatía

No Comments

Post A Comment